sábado, 11 de mayo de 2019

YA NO PODEMOS SER IGUAL


"YA NO PODEMOS SER IGUAL"

Testimonios de vidas. 
de Rebeca González y Fernando Perez 


Durante la migración hay dos sensaciones que acompañan este evento, la nostalgia y la pérdida. Durante 6 meses vivimos y experimentamos en Casa de Paz estas sensaciones, la propia y la de los que llegaban procedentes de varias partes del mundo.
Casa de Paz es un espacio de transición  que da refugio  a inmigrantes que piden asilo político en Estados Unidos y proceden de cualquier parte del mundo y que han pasado por un largo proceso de solicitud de asilo político. Muchos/as han salido de su país de origen por voluntad propia para mejorar su calidad de vida, otros/as fueron expulsados por las circunstancias de peligro y violencia extrema.
Esto nos hace recordar el salmo 137, porque proyecta sentimientos de pérdida, nostalgia, enojo  y vacío existencial. Al leerlo e investigar su contexto  histórico, político, social, cultural  y religioso, podemos descubrir que estos cantores músicos del templo de Jerusalén  viven una pena profunda por no estar en su país, y la exigencia de sus adversarios por complacerlos con sus cantos, no les es agradable a ellos, más bien les hace recordar las condiciones en las que se encuentran. Hoy  Muchos podrían identificarse y reconocer estas emociones  al experimentar una migración forzada.

En los 6 Meses que vivimos en Casa de Paz pudimos escuchar muchas  historias de pérdida, dolor y sufrimiento extremo, en un proceso de calvario para lograr llegar al supuesto “sueño americano" (¿La gran Babilonia hoy?).
Tuvimos muchos aprendizajes  pero por falta de espacio sólo mencionaremos tres:
La aceptación incondicional  al diferente por que es imagen y semejanza de Dios
Respeto a usos y costumbres que muchas veces son opuestos a lo nuestro y aun así hay que compartir.
Convertirnos en piel humana, pies y brazos de Dios que den refugio a todos/as que necesitan urgentemente amparo.
Gracias a “Casa de Paz” por permitirnos  servir a los inmigrantes en Aurora Colorado  y Gracias a Dios por darnos esta oportunidad de experimentar y aprender de nuestro prójimo.
YA NO PODEMOS SER IGUAL


jueves, 11 de abril de 2019

LITURGIA DEL DÍA MUNDIAL DE ORACIÓN


Objetivo general
 Disponer un tiempo de oración comunitaria cuyo tema central sea la migración en el mundo; acercándonos a ella desde una perspectiva cristiana, con el fin de estimular la unidad en oración y suplica por todos los migrantes y desplazados del mundo, y expresar nuestra fe mediante acciones concretas para acompañar en forma integral a todos los que transitan por tan dolorosa experiencia. Objetivos específicos: 
 Tomar conciencia de la comunidad toda, respecto al serio problema humanitario que afecta a diferentes países del mundo, acercándonos a ella desde una perspectiva cristiana, estimulando la unidad en oración y suplica por todos los migrantes y desplazados del mundo  Estimular a expresar nuestra fe mediante acciones concretas para acompañar en forma integral a quienes transitan tan
dolorosa experiencia. 
JUSTIFICACIÓN:
 En este año 2019 nos propusimos elaborar la liturgia de oración de acuerdo al tema: “Migración y Esperanza Viva” Debido a los recientes acontecimientos globales y en particular, a la coyuntura del importante flujo migratorio que se está viviendo en los últimos años dentro del continente americano. 
Para todas y todos es asunto de interés, interceder tanto por las personas en necesidad de abandonar su lugar de arraigo, como por los países que les recibe. Porque como cristianos entendemos que la migración no es asunto nuevo ni alejado de nuestra espiritualidad y práctica cristiana, por el contrario, es una realidad presente a lo largo de toda la historia de la salvación. 
Ya en el Antiguo Testamento, hay múltiples textos que muestran al pueblo de Dios como un pueblo migrante. Que una vez establecido en territorio propio, recibió leyes de parte del Señor, que brindaban protección al extranjero, propiciando así, una convivencia caracterizada por tratos justos y respetuosos.
 Pero el ejemplo bíblico por excelencia de una vida de destierro y migración es nuestro Señor Jesús. Él mismo tuvo que migrar a raíz de la realidad social y política que rodearon las circunstancias de su nacimiento. En primer lugar, recordemos, debió nacer fuera de la tierra de sus padres, y sin un lugar adecuado, tiempo después, sus padres debieron migrar a Egipto para salvarle de las intenciones de un perverso gobernante que quería matarlo y, cuando fue tiempo de volver a su tierra, todo su ministerio fue llevado a cabo sin establecerse, caminando, rechazado por los escribas, los fariseos y el poder político imperante.
 Así estuvo andando y dando testimonio de que su reino no es de este mundo y de que cada persona tiene valor, Jesús predicaba un evangelio donde no hay fronteras, ni muros que impidan al que cree, experimentar una vida más libre, más digna. Para Él no hay distinción de raza, nacionalidad, género, etc. Jesús demostró en su vida y su ministerio con hechos concretos que las fronteras no son voluntad divina, sino creación humana y como tal, entorpecen el desarrollo de los hombres, mujeres y niños, que buscan una mejor calidad de vida.
 Así mismo, la Biblia nos dice que nosotras como cristianas y cristianos somos extranjeros y peregrinos en este mundo (1 Pedro 2:12), que nuestra aspiración debe ser y hacer algo mejor de lo que dictan los valores de nuestro tiempo (Rom. 12.2). Entre tanto, nuestra esperanza está en construir un mundo mejor y una de las formas para ello, es intercediendo y actuando a favor de todo aquel que de una u otra forma ha sido desplazado de su lugar de origen. Por eso es que hoy tenemos esperanza y como pueblo esperanzado, es nuestro deber compartirla con aquellos que, por su condición, la han perdido.

“Migración y Esperanza Viva” 
Liturgia 
Preparativos: 
Es importante tener listo un espacio y ambientes preparados, por eso sugerimos:

 Para el gesto litúrgico: Pedir previamente a un grupo de hermanas(os), incluyendo niños que estén listos para entrar por el camino previamente señalado por la organizadora. La idea es realizar un recorrido simbólico como lo hacen los migrantes. 

 Llevar consigo algunos objetos como mochilas, sandalias, carriolas, etc  Preparar con anticipación tres velas o elementos que ilustren esperanza colocados en el piso y alrededor el nombre de los países latinoamericanos que han tenido que emigrar /Honduras, Guatemala, Salvador, Colombia, etc) o, nombres al azar, quizá de personas que hemos conocido o pudimos conocer. 

Para la liturgia en general: 
Tener listo algunos videos que nos presenten la realidad que experimentan los migrantes, por ejemplo:
 https://www.youtube.com/watch?v=EaYXLNThXbA
 https://www.youtube.com/watch?v=TUyVrdWe0WE 
 Para quienes no cuenten con estos medios, sugerimos escribir el nombre de los países donde han salido migrantes y quienes los han recibido. Se pueden poner por separado uno a la derecha el otro a la izquierda y unir con tiras de papel donde se pueda escribir una frase o palabra de esperanza.  Revise los anexos de este documento, donde encontrará algunos cantos y otro tipo de sugerencias para recursos. 

PRIMER MOMENTO: 
Apertura. 
Bienvenida
 Explicamos el motivo y tema que nos convoca en esta ocasión 
Desarrollo. Gesto litúrgico. “Esperanza en medio del camino”
 Realizar la selección de preguntas y respuestas que la congregación colocada a ambos lados del camino hará, por ejemplo:
o Migrantes: Venimos en camino y añoramos con nostalgia anhelando nuestra patria ¿Quién nos puede recibir y dar consuelo?
 o Respuesta comunitaria: Nosotras/os en obediencia a Jesús queremos recibirles para darles de comer y beber.
 o Migrantes: Nos sentimos enfermos y con frío, la esperanza se ha convertido en una gran carga al toparnos con muchos muros, físicos, de odio y de discriminación ¿Quién podrá cubrirnos, darnos de beber y volvernos la esperanza para vivir?
 o Respuesta comunitaria: Nosotras/os queremos ser las manos y el corazón de Jesús, que les cubra del frío, derrumbe con nuestra solidaridad los muchos muros y les trate como a hermanos en una casa y compartiendo mesa con ustedes, para que la esperanza reviva.
 o Migrantes: ¿Quién en nuestra prisión querrá visitarnos y mostrarnos su compasión y llevarnos medicamentos y cubrir nuestra desnudez? 
o Respuesta comunitaria: Queremos ser los signos visibles del Señor que siempre está cerca de quien lo necesita y rogaremos juntos que el Señor nos sostenga con integridad y nos mantenga siempre en su presencia (Sal. 41.13)
 Cierre.  
Los caminantes llegan y se colocan en el centro (donde están las velas) puestos de rodillas, la comunidad se acerca a ellos rodeándoles y se hace una oración por ellos pidiendo a Jesús derrumbe las barreras de opresión, les provea liberación y salvación  Todos volvemos a nuestros lugares 

Cantemos: Tenemos esperanza










viernes, 5 de abril de 2019

viernes, 12 de octubre de 2018

Una Comunidad de Hermanas en el Camino


El Comité de Hermandad de las Conferencias de Franconia y
 Distrito Este patrocinó un taller de Cuidándonos Entre Hermanas
 (las Mujeres Menonitas EEUU) en español presentada por la 
Pastora Ofelia Garcia de Mexico en el Centro de Retiro
Spruce Lake el fin de semana del 21-23 de septiembre, 2018.
El siguiente es un artículo por Marta Castillo sobre el taller.
Scroll down for the English version!
La pastora pensó por un momento, luego se quitó la bufanda rosa
 brillante y la tendió en la forma de una cruz en el espacio
estrecho entre las camas. Luego, ella nos pidió a uno de 
nosotras que saliera y consiguiera algo de tierra para colocar 
junto a la cruz. Los dos símbolos, la cruz de color rosa brillante 
y la tierra yacen juntos como una poderosa imagen de la vida, 
la muerte, la salvación y la libertad. Comenzamos a orar, atentos 
al Espíritu y a nuestra hermana, mientras ella hablaba, lloraba 
y oraba para dejar ir la culpa paralizante que llevaba después 
de la muerte de su padre cinco años antes. La ungimos 
con aceite y con nuestras oraciones de bendición, creyendo que 
el poder de Jesús traería transformación y libertad en su vida 
y caminaría con Dios. Supongo que podríamos haber escuchado 
su historia y haber orado por ella sin los símbolos, pero había 
poder en las adicciones físicas y visuales al acompañamiento 
de sus hermanas.  Esta es una historia entre muchas historias 
de un fin de semana poderosa de hermanas acompañando una a la otra.
Photo by Marisa Smucker






















Durante el primer retiro (solamente en español) de Cuidándonos
Entre Mujeres, la Pastora Ofelia García llenó nuestros corazones 
y mentes con una enseñanza poderosa a través de actividades 
y símbolos compartidos. Caminamos en los zapatos de los demás, 
determinamos los límites de nuestro espacio personal y nos 
comprometimos a cuidarnos mutuamente en la seguridad, 
la sabiduría y la confidencialidad de la tienda roja (un lugar 
simbólico de hermandad y cuidando una a la otra que usamos 
durante el fin de semana).  El sábado por la noche, nos 
vestimos, celebramos nuestra belleza como mujeres, 
decoramos coronas y luego entregamos nuestra corona de 
creación única a una hermana en Cristo con palabras de 
afirmación y bendición. Luego, el domingo por la mañana, 
celebramos la comunión juntos y nos bendecimos mutuamente 
con una ceremonia de bendición. Recordé cómo Jesús usó 
parábolas, símbolos y ceremonias para enraizar profundamente 
la verdad en los corazones y las mentes de las personas. 
El ministerio holístico de enseñanza y práctica que usa 
nuestro espíritu, mente y cuerpo dejará un impacto mayor 
que la enseñanza sola.
Fue más de lo que esperábamos, una verdadera experiencia 
de la alegría de ver al Espíritu de Dios ir más allá de lo que 
podríamos haber esperado o imaginado. Desde nuestro 
taller de Cuidándonos Entre Mujeres (Sister Care) con las
Mujeres Menonitas EEUU el año pasado, la pastora Letty 
Castro de Centro de Alabanza, Filadelfia y yo habíamos soñado 
con un evento en que las mujeres de habla hispana en 
Franconia y el Distrito Este pudieran venir, relajarse, compartir 
sus historias, orar juntas y recibir enseñanza sobre la curación 
y el cuidado personal. Fue realmente un esfuerzo de equipo. 
La pastora Ofelia García aceptó venir de la ciudad de México 
para ser la oradora porque ella había apoyado en el desarrollo 
de los materiales de Cuidándonos Entre Mujeres y tenía 
mucha experiencia en presentarlos en diferentes países.  
Pastora García recibió por primera vez la capacitación de 
liderazgo de Cuidándonos Entre Mujeres en Guatemala en 2012, 
enseñada por Carolyn Heggen, una psicoterapeuta 
especializada en curación de traumas, y Rhoda Keener, 
directora de Cuidándonos Entre Mujeres (Sister Care) 
para las Mujeres Menonitas EEUU, quien desarrolló el 
ministerio de Cuidándonos Entre Mujeres. Heggen dice: 
“Ofelia es una maestra talentosa y creativa.
 Estamos encantados de que ella haya compartido estos 
materiales con niños, con mujeres de la Colonia Mexicana
 en Chihuahua y ahora con mujeres hispanas en los Estados Unidos ".
La Conferencia de Franconia acordó apoyar nuestros esfuerzos 
para alcanzar a las mujeres dentro de las iglesias de la 
conferencia y el Distrito Este. Congregaciones como Zion, 
Salford, Doylestown, Centro de Alabanza y Nueva Vida 
Norristown New Life nos apoyaron con becas. Los pastores 
ayudaron a correr la voz a sus miembros que hablan español. 
Un grupo del Centro de Alabanza trabajó duro para reunir el 
programa y los detalles. El personal del Spruce Lake Retreat 
Center nos apoyó a través del proceso de registro y la 
planificación del retiro.
A las pocas horas de estar juntas, setenta y dos mujeres de 
más de quince iglesias diferentes y al menos diez países
diferentes compartían con una profundidad que nos sorprendió. 
Cuando compartimos en pequeños grupos, escuchamos historias 
de abandono de padres y cónyuges, abuso verbal, físico, 
sexual, dificultades matrimoniales, falta de perdón, enojo, 
pérdida de un hijo y mucho más. Escuchamos historias de fe 
de la gracia y el amor de Dios que se acercan para traer 
perdón, libertad, sanidad, esperanza, amor y un futuro. 
Lloramos, sonreímos, reímos, nos abrazamos y escuchamos. 
Nos animaron a no dar consejos ni consejos a menos que se 
pidiera específicamente, así que escuchamos un poco más 
y oramos por nosotros mismos y por los demás. 
El espacio se sintió seguro y nos entregamos a la experiencia y
la comunidad.
Se extendió la invitación y llegaron las mujeres. 
Disfrutamos de la belleza de las montañas, los árboles 
y la creación de Dios. 
Nos alejamos de nuestro trabajo, hogares, familias 
y responsabilidades para cuidarnos a nosotros mismos
y a otras mujeres como nosotros. Compartimos 
profundamente y nos animamos mutuamente. Cuando 
nos fuimos y regresamos a casa, continuaremos invitándonos
 mutuamente a “Ven, camina con nosotros. El viaje es largo ".
Lucas 10:27 (NVI) .“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser, con todas tus fuerzas y con toda tu mente”, y: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”


miércoles, 1 de agosto de 2018

ARTÍCULO DE OPINIÓN


Breve análisis del significado de Reino de Dios, desde las enseñanzas de Jesús.
Hombres y Mujeres ejerciendo la Pastoral
 Introducción:

Con el tema, “Hombres y Mujeres ejerciendo la Pastoral”, me refiero a que la pastoral de la Iglesia debe tomar en cuenta a mujeres y a hombres como agentes pastorales y como objetos de la misma. Esta debe estar enfocada desde el evangelio de nuestro Señor Jesucristo que se encarna en la comunidad hacia la cual va dirigido, y no es ajeno a las necesidades circundantes de nuestros pueblos que viven en un aislamiento de la sociedad y a veces de la misma Iglesia. Para esto, considero necesaria una buena práctica hermenéutica, tanto del contexto Escritural como social, político y religioso, que nos permita identificar la aplicación pertinente de una enseñanza bíblica específica.

Desarrollo:
Una pastoral que contemple la participación tanto de hombres como de mujeres, indiscutiblemente debe partir del modelo de Jesús que recorre a través del Nuevo Testamento y llega hasta nuestra realidad hoy, pues en su ministerio podemos apreciar tres ejes fundamentales, los cuales son: amor, compasión y solidaridad. Estos marcan la pauta para el ejercicio de una pastoral inclusiva, la cual puede ser realizada por hombres y/o mujeres.

Una pastoral desde el enfoque de Jesús ha de producir transformación tanto a nivel personal como colectivo en cuanto a percepción y práctica, pues la buena noticia del Evangelio consiste precisamente en que la gente se beneficia y se transforma, tal como le responde Jesús a los discípulos de Juan: “Id y haced saber a Juan las cosas que oís y veis. Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados y a los pobres es anunciado el evangelio”. Mateo 11: 4, 5.

En1ª Timoteo 2:11-15, por ejemplo, encontramos un contexto específico donde había un dualismo entre el movimiento helenístico y judío, lo cual considero que llevó al apóstol Pablo a decir: “No permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio” (v.12). En mi opinión, esta fue la causa de  marginación que existía hacia la mujer, pues en los círculos gnósticos las mujeres eran exaltadas y glorificadas como “instrumentos favorecidos de revelación”.
Ahora bien, esta realidad contextual del texto bíblico no nos enseña que hoy debamos seguir con esa práctica, pues el mandato es específico y viene directamente del apóstol y no por orden divina, pues él lo afirma: “No permito”. Considero que esta actitud no es una constante en el ministerio de Pablo, ya que encontramos en otros contextos que muchas mujeres ejercieron liderazgo junto a él, entre las cuales se menciona por ejemplo a Evodia y a Síntique, en  Filipenses 4: 2, y pide a su “compañero fiel, que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio”, en el versículo 3.

Conclusión:
De manera que, en mi opinión, de acuerdo a las Sagradas Escrituras, Dios nos está enseñando en estos pasajes a ser muy cuidadosos y cuidadosas en el estudio e interpretación de las Escrituras, considerando que tanto hombres como mujeres tenemos los mismos derechos y obligaciones, el mismo valor y la misma imagen de Dios nuestro creador, por lo que ambas personas debemos contribuir en el ministerio pastoral para proclamar las buenas nuevas de salvación.





COMUNIDAD DE INSTITUCIONES TEOLÓGICAS ANABAUTISTAS-CITA

ARTÍCULOS DE OPINIÓN DE LOS ESTUDIANTES


                  ¿QUE HARIA JESUS?
Por: Martha Basualdo
Paraguay

Comprender la visión, motivación, la meta y algunos pasos en la tarea pastoral

Jesús comenzó su ministerio  en la visión de servir a todos ayudando a las personas a entender la voluntad de Dios para sus vidas. Jesús motivado por ese gran amor de Dios, predicaba que su Padre deseaba a cada uno como hijos de Él.  Ayudaba a todos, los sanaba, Mar.2:1-12.  Les dio de comer tanto a varones cómo a mujeres. Mr. 8:1-10 En su transitar, algunas mujeres lo acompañaban junto con sus discípulos. Luc.  8:3  Ellas se encargaban de sustentar la parte económica por sobre todo. Jesús con esta acción  nos enseñaba que un género no es más importante que el otro.  En el primer siglo de la era cristiana las mujeres estaban sujetas a un sistema patriarcal, eran propiedad de los varones, no podían hablar en público con los varones, ni hacer proselitismo, estaban solo para procrear. La oración matutina diaria de un Rabino era dar gracias a Dios por no ser gentil, esclavo o mujer. Quién más que Jesús para reivindicar a las mujeres, Él sabía que desde la creación de la primer pareja que Dios los hizo iguales con las mismas responsabilidades y a Su semejanza. Gen. 1:27-28  Jesús tuvo una mirada diferente hacia las mujeres, de compasión y mucho amor. Aún a las marginadas y usadas sexualmente por los varones las perdonó y las defendió. Aunque tenemos muchas diferencias psicológicas, biológicas y  sociales, la idea desde la creación es ser complementos, interdependientes a fin de vivir en armonía y paz disfrutando de las diferencias.  Pablo lo reafirma en  1Cor 11:12 qué ambos proceden de Dios por lo tanto ninguno es nada sin el otro.

Pienso en nuestro contexto,  dónde hay tanto patriarcalismo, tanta esclavitud y sujeción  de las mujeres a los varones, tanta desigualdad en la comunidad de fe. Algunas prácticas sólo la pueden  ejercer varones, cómo el pastorado o la predica.

Qué haría Jesús? Estoy segura que alguna profunda llamada de atención nos daría.  En nuestras culturas hay un gran porcentaje de parejas  sin estar casados entre sí,  algunas con matrimonios anteriores separadas, forman   una nueva pareja.  Muchas en esa situación han perdido el contacto con sus ex cónyuges y no tienen ni los recursos para buscarlos ni  para el divorcio. Muchas de estas personas, ni siquiera pueden bautizarse o participar de la Cena del Señor y menos tener un ministerio. Tenemos un legalismo tan marcado, machista especialmente en los ministerios o pastorales. Si Jesús estuviera, qué haría? Cuál sería su mirada, su sentir o proceder?

Cuándo Pablo pide a los Corintos analizar algunas cuestiones cómo el velo en las mujeres tratar de que vean que no es cuestión de deshonra ante Dios y los varones sin sus velos.  1Cor. 11:13.16  El velo les era impuesto, las casadas no podían salir sin ese atuendo que cubría su rostro. Creo que el problema no era ellas, sino la mente de los hombres cuándo las miraba sin velo, el deseo carnal de ellos. Era lógico culpar a las mujeres y no hacerse responsables de los pensamientos carnales. El velo era una cuestión cultural y obligatoria. Si no lo usaban era causa de prostitución. Algo parecido ocurre hoy en día, la culpa es de las vestimentas de las mujeres y no de las mentes de los varones. La Biblia dice que cada uno peca por su concupiscencia. Santiago 1:14  Pablo apela a la congregación sobre estas  prácticas del velo,  delante de Cristo es irrelevante.   

Todavía hay prejuicio, preconceptos y legalismo. No terminamos de resolver estas cuestiones en algunas iglesias, que se presentan peores males, más depravaciones, más desviaciones, en muchos casos no estamos preparados para ayudarlos. Algunas optan por la dictadura y autoritarismo. Pero, la pregunta insistente: ¿QUÉ HARÍA JESÚS?

Jesús tuvo un ministerio de  servicio de amor, ayuda, sin distinción de género, con mucha compasión y paciencia. Caminó con la gente, los instruyó y los capacitó para cuándo Él ascendiera. La meta de Jesús la TRANSFORMACIÓN de las personas. La nueva Criatura. Imitemos su visión, la de servir, teniendo la motivación del amor de Dios, ayudando a las personas a cambiar constructivamente. Cómo Pablo, en reunión de la congregación, analicemos, juzguemos y saquemos juntos conclusiones conforme a la voluntad de Dios, no seamos peleadores especialmente en temas controversiales. Por sobre todo pensemos siempre ¿QUÉ HARÍA JESÚS?



martes, 22 de mayo de 2018

DMO 2018 EN LA IGLESIA MENONITA DE TEUSAQUILLO (BOGOTÁ, COLOMBIA)

El pasado domingo 6 de mayo realizamos la Liturgia del DMO 2018 sobre el Cuidado de la Creación durante los dos cultos en la mañana, en la Iglesia Menonita de Teusaquillo en la ciudad de Bogotá, Colombia. 
















Con una asistencia entre los dos cultos de aproximadamente 150 personas. Fue un tiempo y compromiso de la comunidad en general de orar y recordarnos que somos parte de una gran familia en el mundo, donde podemos rodearnos, unirnos y acompañarnos en medio de las luchas, dificultades y en este caso particular, en medio de los sufrimientos y esperanzas.

















También, en el Encuentro de Mujeres en Teusaquillo que realizamos cada dos meses y que denominamos el espacio como Cuidándonos Entre Mujeres, tocamos el tema sobre el Cuidado de la Creación, tema que fue muy profundo, de sensibilización y desafíos  frente a la responsabilidad que todas las personas tenemos frente al mismo.



Con aprecio,
Alix Lozano